Início /  Mensajes /  Confiar en Dios

¿Qué dice la Biblia sobre el temor?

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.”

2 Timoteo 1:7 (RV60)

Confiar en Dios

mar 20 2010

¿Ha tenido usted temores acerca de cuál será su futuro a corto o largo plazo? ¿Encuentra usted difícil confiar en lo desconocido y lo invisible, incluyendo a Dios? ¿Ha tratado de creer en algo y sin embargo no puede?, pues su mente le dice: No es posible.

No está solo

Usted no está solo (a) y no crea que usted es un terrible pecador y que solo a usted le pasa o que usted es la persona más incrédula y menos espiritual que hay en este mundo; pues amigo(a) la verdad es que nadie nació creyendo, pues lo nuestro es un proceso de revelación por parte de Dios a través de su Espíritu Santo a nuestro corazón, que fue abriendo nuestros ojos y nuestro entendimiento progresivamente y cambiando nuestra antigua forma de ser por medio de la palabra de Dios escrita (La biblia) y por medio de la palabra de Dios hablada (Predicadores, evangelistas, etc.).

El estilo de vida moderno nos ha enseñado a solo valorar lo físico y lo material y nos ciega a ver más allá bloqueando el aspecto sobrenatural de nuestra existencia espiritual.

Si vemos la creación del hombre en el libro del Génesis dice que el hombre fue creado del polvo de la tierra, más el hombre por sí mismo no era nada, solo era un montón de carne y huesos sin función alguna, pero luego nos dice que el hombre llego a ser algo notable, un ser viviente hasta que Dios puso un espíritu en él, lo cual nos debe dar una gran lección en estos días donde nos ocupamos por este cuerpo físico nada más y nos olvidamos que primeramente el valor del ser humano radica en el espíritu que habita en él y no solo en su cubierta física.

El Apóstol Pablo dijo:

Romanos 8:5-8 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.

El materialismo

Mi amigo(a) la razón de este artículo es dejar en sus corazones el hecho de que debemos eliminar de nuestra vida la duda, esa duda que viene del poner nuestros ojos solo en lo material, en el hoy, en mi problema, en mi situación y en todo lo carnal, o sea en lo que tengo y lo que no tengo, y no dejar a un lado la existencia de un mundo espiritual, el cual es eterno, en el cual tenemos parte usted y yo, ya sea para bien o para mal, pues la Biblia nos habla de que nosotros somos inmortales, nuestro cuerpo físico dejará de existir algún día pues su función es mantenernos funcionando en un plano físico pero nuestro espíritu vivirá para siempre, ya sea en la Gloria donde Dios habita o en el infierno donde habrá condenación y sufrimiento.

Esto lo que nos dice amigo(a) es que este mundo es solo parte del propósito de Dios para el hombre, el que le diga a usted que al morir todo acaba y que uno se va a descansar ignora muchas cosas, pues en el cielo dice la biblia que hay gozo, alabanza, alegría, adoración, música, consuelo, amor etc., no es un lugar aburrido, callado ni raro, de hecho es muy dinámico y agradable y siempre está sucediendo algo en la presencia de Dios, al igual que en el infierno siempre está pasando algo, pues hay lamentación, sufrimiento, llanto, tormento y castigo y la biblia nos dice que ambos lugares son lugares eternos o sea el que entra en uno de ellos nunca más saldrá de ahí.

Yo no sé si usted alguna vez se ha puesto a pensar lo que significa la frase “para siempre” o la palabra “Eternidad”, imagínese lo que es un lugar, un estado, una situación que nunca se va a acabar, es por eso que buscamos que nuestra meta sea el cielo y no el infierno.

Es Real

Eso Jesús nos lo advirtió repetidas veces en la biblia, pues amigos(as) si el infierno fuera un lugar ficticio, un cuento, una fabula, una historia de los abuelos, Jesús el cual es el mismo Dios hecho carne no hubiera venido al mundo a morir por nosotros, ¿Para qué iba a venir a salvarnos de una fabula? No tiene sentido sufrir tanto golpe, azote, tortura, crucifixión, humillación, clavos, lanza y látigos por una mentira.

Jesús no vino a jugar, el vino a salvarnos de una condenación y sufrimiento eterno, un lugar REAL, amigo(a) comprenda esto y nunca lo dude: El infierno es un lugar real, el diablo o Satanás es real y el no juega y quiere destruirle.

Duda vs. Fe

Toda esta duda, toda esta ceguera espiritual e incredulidad es algo que cada uno de nosotros hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas y que tenemos que vencer de manera real por medio de la fe, pues la fe como les he mencionado en artículos anteriores es todo lo contrario a la duda, la duda es lo más malo que puede sucederle a un ser humano pues es el bloqueador de bendiciones más grande que existe, ya que le quita fuerzas a todo, lo mal interpreta todo, y bloquea todo buen propósito, sin embargo la fe nos dice que TODO ES POSIBLE si podemos creer.

Confíe solamente

Aunque pueda parecer difícil confiar en Dios, usted puede hacerlo, usted puede entregarle a Él cada aspecto de su vida y creer que Él tomara el control. Cuando usted finalmente entregue el control de su vida, usted verá cambios extraordinarios, pues Él le dirigirá hacia bendiciones y cosas que usted nunca ha visto, deje que Dios le sorprenda y le muestre lo que Él puede hacer, si Él creó el cielo y la tierra, ¿Qué no podrá hacer en su vida?

Jeremías 33:3 Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

Hay una forma segura de vivir nuestra vida cristiana y de dejar la duda a un lado y esta es el desarrollar nuestra confianza en Dios y su Palabra. Sin la confianza, simplemente usted no le puede creer a nadie, si usted no confiara en los sistemas de seguridad y seriedad de los bancos, usted no guardaría su dinero en ellos, lo mismo pasa con Dios si usted no confía en Él, ¿Cómo le va a creer?

Es una relación

Al igual que en cualquier otra relación ya sea de trabajo, de amigos o sentimental, la confianza viene a raíz de pasar tiempo juntos con la otra persona, su confianza en Dios viene cuando usted diariamente está en comunión con Él. Al estar en comunión con Él por medio de la oración y el leer Su Palabra, su confianza en Él irá creciendo pues usted irá conociéndole, experimentando lo que su palabra afirma y sabiendo lo que Él es capaz de hacer en su vida, en su familia, en su salud, en su trabajo, en sus finanzas, etc.

Sin desarrollar esta relación de confianza, usted no podrá creer que Él pueda hacer lo que Él dice que puede hacer por usted, por lo tanto nunca verá sus maravillas. Así que empiece a desarrollar esa confianza hoy mismo y empiece a cultivar esa relación de amor con Dios.

¿Pero, como le hago?

Todo esto suena muy bonito, pero a mí se me dificulta mucho el creer así no más talvez dirá usted y créame mi amigo(a) que le comprendo pues se que no es fácil y quiero ser muy sincero con usted ya que nunca lo será, si fuera fácil todos lo harían y todos se salvarían y serían exitosos en sus vidas, pero la realidad es que vivir una vida de fe, de victoria y de confianza en Dios lleva tiempo, mucho esfuerzo y sacrificio, pero nada en este mundo da mayor satisfacción y resultados que el hacerlo, al mismo tiempo hay una buena noticia y es que no estamos solos en esto pues si bien es cierto el camino es arduo y duro el Espíritu Santo de Dios es el que nos facilita todas las cosas y hace que este proceso sea mas fácil y llevadero conforme nos vamos adentrando en nuestra relación con Dios.

Voluntad y Tiempo

Todo esto se logra pasando tiempo con Dios diariamente, no de vez en cuando y esto a muchos no les gusta, pues se necesita una decisión seria y madura de nuestra parte de tomar voluntad y tiempo para hablar con Él a solas, lo cual es la verdadera oración. Esto tiene que ser una prioridad, al igual que usted aparta tiempo para comer, dormir, ir a trabajar, estudiar o cuidar a sus hijos usted debe apartar un tiempo para Dios en su día y no hablo de una oración de mala gana antes de dormir o decir gracias por mis alimentos al comer en la mesa y ya, hablo de una comunicación seria y real con Dios, pues muchos esperan ver milagros y recibir grandes cosas de Dios dándole solo unos cuantos minutos de un día entero de 24 horas.

Distinga su voz

Al usted leer y aprender más de la Palabra de Dios, más podrá distinguir su voz cuando Él le está hablando usted. Además, Su Palabra le revelara el carácter de Dios, el cual es amor (1 Juan 4:16) y cuando usted entienda cuanto Dios le ama, tendrá la confianza suficiente para creer que todo es posible a través de Él y la duda ya no le será un estorbo.

Proverbios 3:5-8 Confía en el SEÑOR con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas. No seas sabio a tus propios ojos, teme al SEÑOR y apártate del mal. Será medicina para tu cuerpo y refrigerio para tus huesos.

La Palabra nos instruye a reconocer a Dios en todos nuestros caminos. Esto significa consultar con Él antes de tomar decisiones y confiar en que Él hará cuanto ha prometido, sin dudar.

Proverbios 16:9 “La mente del hombre planea su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos”

Amigo(a) no se preocupe pues Dios conoce su corazón, usted a él no le puede mentir ni sorprender, así que relajese y hable claramente con Él y busque su ayuda y dirección a diario. Él sabe acerca de los deseos que hay en su corazón buenos y malos y tenga certeza que los deseos buenos que Él ha puesto en su corazón según su voluntad, Él los cumplirá.

Usted quizás en este momento este preocupado(a) en como pagará sus cuentas o si podrá encontrar un trabajo nuevo, o si se sanara o no etc. Cualquiera que sean las circunstancias, no se desanime, solamente confié, muchas veces las pruebas son parte de nuestro aprendizaje en Dios, pues Él quiere probar si creemos de verdad en lo que decimos que creemos o si solo somos cristianos de boca y no de acción. La palabra de Dios dice en:

1 Corintios 4:20 que el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.

La depresión y la duda pueden hacer que sus emociones se opongan a la Palabra de Dios. En vez de estar agobiado por su situación, busque la dirección e instrucción del Señor. Confié en Él para que le enseñe lo que tiene que hacer para permanecer firme y triunfar en la hora de su prueba, no se preocupe pues Dios es su padre y le ama y no lo dejara perecer, también sepa que como Padre Dios le dejara llevarse golpes para que usted aprenda y le corregirá muchas veces y la corrección usted y yo sabemos que duele, a todos de niños nos corrigieron nuestros padres y nos hicieron llorar en muchas ocasiones y la mayoría de las veces fue para bien, y ahora lo agradecemos, aunque en ese momento creíamos que nuestros padres no nos querían y que eran malos.

Aprendamos de las lecciones

Amigo(a) si usted entiende el proceder de un padre como humano, recuerde que Dios es nuestro padre en los cielos y así mismo Dios reprende y disciplina a sus hijos porque los ama, y créame que no hay Cristiano maduro en los caminos de Dios, por más bien que usted lo vea y por más entendido en las cosas de Dios que sea que no haya sido corregido por Dios en su momento, todos hemos pasado por esto en el pasado y pasaremos en el futuro cuantas veces el Señor crea necesario para corregir y moldear nuestra vida a su voluntad para nuestro beneficio, de manera que no perdamos nuestra alma y heredemos la vida eterna, pues sepa que al hijo que se le deja hacer de todo y se le da todo cuanto pide no se le ama, pues este no llega a valorar nada, ni a aprender nada y finalmente se corrompe y se pierde, así mismo es al que Dios no corrige, este se pierde.

Hebreos 12:5-9…Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?

Aprender a confiar en Dios y confiar en que a pesar de las pruebas y los problemas Él sabe lo que está haciendo no sucede de la noche a la mañana; es un proceso. Tome tiempo para reflexionar en las situaciones de las cuales Dios le ha sacado en el pasado. Piense acerca de cómo Él dirigió sus pasos en medio de las circunstancias y cuando usted se de cuenta de que Dios estuvo pendiente de cada detalle de su vida y no le  dejó perderse hasta este momento, usted hallará que es más fácil creer en Él.

Animese

¡Anímese en el Señor! Guarde esta palabra en su corazón y léala cada vez que sienta dificultad en comprender lo que Dios está haciendo en su vida y cuando la duda lo ataque. Reprenda la duda en el nombre de Jesús y establezca una relación seria con el Señor en este día.

He escrito una oración de guía a continuación confiando en que el Señor nos ayudará en todo lo que le pidamos, si lo desea léala creyéndola en su corazón:

Señor y Padre Eterno aquí estoy presente ante ti, un ser humano imperfecto y confundido, Padre reconozco que la mayoría de las veces no comprendo lo que tú estás haciendo, ni entiendo la razón de mis dificultades por las que paso o lo que tú me intentas decir a través de mis pruebas y a raíz de esto peco contra ti, diciendo cosas que no debo y apresurándome a hacer cosas que tu no apruebas.

Más tú todo lo sabes Padre y conoces mis necesidades. Te pido Señor que traigas calma a mi corazón, serenidad a mi vida y que me enseñes a esperar en ti y a no tomar decisiones apresuradas y equivocadas. Dame entendimiento y abre mis ojos espirituales para poder ver más allá de lo que el mundo me enseña.

Señor aunque no te veo hoy declaro que tu eres real y que tu estas ahí escuchándome y en este día voy a creerte a ti solamente, hoy no voy a dudar, hoy voy a confiar que tu eres más grande que mi problema, más grande que mi situación y más grande que mi prueba y hoy el diablo no podrá engañarme, pues tu viniste Señor a este mundo a rescatarme de sus mentiras y a liberarme de la esclavitud del pecado, pues tu me perdonaste y soy limpio por tu sangre y salvo por que te he entregado mi vida, ven a mi corazón Señor Jesús y pon tu Santo Espíritu en mi y renueva mi vida.

¡En el nombre de Jesús, AMEN!

Estimado amigo(a) deseo de corazón que el Señor responda todas las peticiones de su corazón y que le mantenga firme hasta el fin.

Su amigo y hermano en Cristo,

Juan Carlos Sancho

¿Qué piensas de esta enseñanza? Déjanos tu comentario abajo