Início /  Mensajes /  La renovación de nuestra mente

¿Qué dice la Biblia sobre el temor?

“No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.”

Apocalipsis 2:10 (RV60)

La renovación de nuestra mente

may 8 2010

¿Conoce usted personas que aceptan a Jesucristo como su señor y salvador, pero todavía hablan, piensan, y se comportan de la misma manera que lo hacían antes de ser salvos?

Este escenario es muy común entre creyentes y muchas veces la razón de esto es que no han logrado entender la necesidad de renovar su mente.

¿Renovar nuestra mente? ¿Cómo?

La renovación de la mente es la clave para vivir una vida de éxito como cristiano, así como el superar una mentalidad que nos mantiene atados a estilos de vida incorrectos.

Vemos muchas personas que luchan con adicciones y toda clase de malos hábitos que en apariencia no se pueden dejar, ellos están en tormento porque saben en su interior que estas cosas son contrarias a la Palabra de Dios, pero simplemente no pueden encontrar los frenos para parar esa situación.

No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2)

Cada vez que vemos a alguien que ha nacido de nuevo que aun participa activamente en un estilo de vida o hábito que va en contra de la Palabra de Dios, es su forma de pensar el principal problema. Debe haber un cambio en su manera de pensar para alinearse con lo que Dios dice acerca de esa situación.

Sin este paso fundamental el proceso de desarrollo personal cristiano se ve truncado pues no hay un cambio genuino y duradero.

La biblia nos dice algo muy importante que todos debemos entender y aplicar a nuestras vidas a diario

Digo, pues: Andad por el Espíritu, y no cumpliréis el deseo de la carne.Gálatas 5:16

¿Andar en el Espíritu?

Caminar en el Espíritu es tener una mentalidad que se alinea con la Palabra de Dios, es un pensamiento que se somete a la manera que Dios hace las cosas. Caminar en la carne es exactamente lo contrario, el caminar en la carne significa tener una forma de pensar basada en lo que yo quiero y en lo que el mundo quiere de mi lo cual va en contra de la Palabra de Dios.

Ahora bien nadie dice que sea fácil puesto que nuestra naturaleza humana hace que esto sea un proceso lento y difícil, sin embargo lo que se necesita es constancia y determinación que con la ayuda del Señor es alcanzable y real.

Es fundamental comprender que la mente es el centro de control de nuestras vidas. Nuestros patrones de pensamiento y creencias dominantes forman nuestro comportamiento y desafortunadamente, antes de llegar al conocimiento de Jesucristo, la mayoría de nosotros estuvo expuesto a una gran cantidad de ideas equivocadas de nuestro entorno, ya sea de familiares, amigos o alguna otra fuente que quizás haya influido negativamente en nosotros y se nos hicieron hábitos terribles que cuando llegamos a aceptar a Cristo como nuestro Señor y Salvador nos cuesta dejar.

Transformación Absoluta

Es emocionante saber que la renovación de nuestra mente tiene el poder de transformar absolutamente toda nuestra vida, lo cual quiere decir que podemos romper cualquier hábito o conducta y tomar decisiones de calidad basadas en la Palabra de Dios.

La renovación de la mente no es un evento de una sola vez, sino que es un proceso continuo que debe seguir el resto de nuestras vidas, es un habito pero BUENO. Podemos renovar nuestras mentes hasta el punto que incluso nuestros pensamientos subconscientes futuros y respuestas automáticas se alineen con la Palabra de Dios, porque lo convertimos en una practica diaria de nuestras vidas.

¿Cómo lo hago?

Usted puede pensar que su situación es tan mala que usted simplemente no puede cambiar. Quiero darle una buena noticia hoy, muchos hemos podido cambiar y hemos salido quizás de situaciones peores que la suya por lo tanto si nosotros pudimos con la ayuda de Dios usted también puede.

  • En primer lugar, pídale a Dios que le ayude en su deseo de querer cambiar. Así es, usted tiene que querer cambiar ante todo, no por obligación sino por convicción personal.
  • Haga un compromiso con el proceso de cambio. No se rinda en esos días de desanimo, siga adelante
  • Busque escrituras en la Biblia que traten de su situación, analizalas y conviértelas en una prioridad de meditación.
  • Habla con Dios a diario, Él te ayudará a encontrar respuestas.

Cuando usted comience a pensar, hablar, comer y respirar la Palabra de Dios, usted comenzará a vivir el cambio y cuando te veas tomando decisiones alineadas con la Palabra de Dios y hablando y pensando diferente, te darás cuenta de que la renovación de tu mente está dando sus frutos!

Que el Señor Jesucristo les mantenga firmes hasta el fin,

Juan Carlos Sancho

¿Qué piensas de esta enseñanza? Déjanos tu comentario abajo